Schmidt, el etnógrafo que humanizó a los indígenas

compartimos un artículo de:

EL PORTA(L) VOZ – ibe.tv

PUEBLOS ORIGINARIOS

Schmidt, el etnógrafo que humanizó a los indígenas

El libro ‘Hijos de la selva’ recoge la mirada del pionero de la antropología americanista

Vivian Murcia González

@vivimur83

Los antropólogos argentinos Diego Villar y Federico Bossert contactaron con Perceval Press (editorial del actor estadounidense Viggo Mortensen) con la intención de hacer un libro que recopilara el trabajo fotográfico y etnográfico de Max Schmidt (1874-1950), actualmente conservado en el Museo Andrés Barbero de Asunción (Paraguay).

La importancia de Hijos de la selva radica en que rescata el trabajo de Schmidt, un pionero olvidado, o poco conocido, de la antropología americanista. Su particular forma de ver a los indígenas más “como humanos” y menos “como seres de estudio” hace que reciba, también, el calificativo de humanista.

Mortensen no dudó en sumarse a la tarea editorial y yo no dudé en hacer la entrevista a los dos antropólogos argentinos.

¿Cómo y por qué surge la idea de publicar el libro Hijos de la selva?

Federico Bossert: Dada la riqueza documental (y el valor estético) que poseen las fotografías de Max Schmidt y Branislava Susnik conservadas en el Museo Etnográfico Andrés Barbero (Asunción, Paraguay), y dado que, en buena medida, éstas eran muy poco conocidas, la idea de editar un libro con ellas resultaba casi inevitable y seguramente no fuimos los primeros en tenerla. En 2009 propusimos el proyecto a Perceval Press; a Viggo Mortensen le pareció interesante, y fue así que viajamos a Asunción, donde trabajamos junto al personal del museo en la selección de los negativos que luego él llevaría a Estados Unidos, donde fueron restaurados y digitalizados. Más adelante, dada la variedad y la riqueza de las fotos, decidimos dividir el libro en dos tomos: el primero dedicado a Schmidt, publicado en 2013, y el segundo, en el cual estamos trabajando actualmente, a Branislava Susnik.

¿Cuál es la importancia (legado) del etnógrafo alemán Max Schmidt?

Diego Villar: Es de múltiples órdenes. Primero, se trata de un pionero olvidado o poco conocido de la antropología americanista que vale la pena rescatar; segundo, el valor etnográfico de la obra de Schmidt, cuyos viajes a la Amazonía brasileña durante el primer cuarto del siglo XX, prefiguran la moderna metodología antropológica que luego consagrarían figuras de mayor renombre como Bronislaw Malinowski (la estadía de larga duración en el terreno, la relación estrecha e individualizada con la gente, la interpretación de su punto de vista, etc.); tercero, la riqueza arqueológica, museológica e histórica de su obra: por citar sólo un ejemplo, su tesis doctoral sobre las culturas arawak de 1917 anticipa una enorme parte de lo que hoy está planteando la moderna arqueología amazonista; cuarto, la calidad estética de su fotografía, que vale la pena disfrutar más allá de los contextos, de las explicaciones, de las genealogías; quinto, el atractivo del propio Schmidt como personaje entrañable: un larguirucho afable, tímido, torpe, romántico, casi quijotesco, prototipo del antihéroe al que todo le sale mal, que vagabundea por la selva con guías tan inexpertos como él, toca el violín para atraer a unos indígenas a los que apenas entiende, que muchas veces lo exasperan o le quitan sus cosas; pero cuya cultura, más allá de todo, se empeña tercamente en comprender.

¿Cómo descubrieron los tesoros gráficos de Schmidt?

F.B.: De ningún modo sería correcto decir que los “descubrimos”, ya que las fotografías de Schmidt fueron cuidadosamente conservadas durante décadas por el Museo Etnográfico Andrés Barbero y estuvieron siempre a disposición de los investigadores. Los negativos de vidrio –que son muchísimos más de los que publicamos– habían sido catalogados por el propio Schmidt y por su sucesora en la dirección del museo, Branislava Sunsik; y luego fueron conservados como auténticos tesoros por la sucesora de Susnik, Adelina Pusineri. Digamos más bien, entonces, que salimos de nuestra ignorancia acerca de las fotos en 2008, cuando visitamos por primera vez el Museo Etnográfico. Y que, en visitas posteriores durante ese año y el siguiente, pudimos estudiarlas más de cerca y comprendimos su enorme valor.

“No son fotos de un expedicionario que está de paso por el lugar, tienen la intimidad que Schmidt logró con estos pueblos”

¿Cuáles son los principales rasgos y resultados del trabajo etnográfico de Schmidt? 

D.V.: El principal resultado, me parece, es la prefiguración avant la lettre de todo lo que la buena antropología todavía puede ofrecer más allá de lo que prescriba la última moda académica o incluso la corrección política: la empatía, la tolerancia, la comprensión paciente, pero meticulosa, de los infinitos matices del otro.

F.B.: Hay que decir que Schmidt se enrolaba –en términos metodológicos– en la escuela fundada por el padre de la etnología alemana: Adolf Bastian, la cual consideraba el trabajo de campo como la principal herramienta del conocimiento, y defendía un empirismo reacio a las formulaciones teóricas. Bastian fue uno de los principales promotores de la etnografía de “salvataje”: es decir, el registro urgente de cada detalle de todas las culturas, que –se creía– estaban condenadas a transformarse por la expansión del frente colonial.

Es así que Schmidt formó parte de un grupo más amplio de etnólogos alemanes que, en esos mismos años, también realizarían expediciones etnográficas a Brasil: su maestro Karl von den SteinenPaul EhrenreichHermann MeyerTheodor Koch-Grünberg. Sin embargo, más allá de estos intereses generales y filiaciones institucionales, lo cierto es que Schmidt era –junto a unos pocos, como Curt Nimuendajú– un rara avis en la etnología alemana.

Desde su primer viaje al Mato Grosso en 1901, su proyecto constante fue instalarse en un grupo indígena en el interior de la selva, aprender su lengua y convivir con ellos varios meses. Más allá de que jamás llegó a consumar cabalmente este plan, lo cierto es que realizó sus diversos viajes en soledad, acompañado por un solo guía, generalmente inexperto. Y esto es bastante excepcional para la época. Compárese su primera expedición de 1900 con la que había realizado su maestro Karl von den Steinen en 1884. Esta última se componía de 4 peones, 2 oficiales, 3 viajeros alemanes, 25 soldados, mulas, 6 carros, 25 bueyes, y hasta herramientas para construir barcos. Schmidt, al comienzo de su viaje, llevaba 3 burros, una mula, un guía y un niño que se ponía a llorar ante cualquier imprevisto y, al final, apenas la ropa que llevaba puesta.

Era un viajero solitario, y esta soledad es una condición esencial para apreciar con justicia las fotografías: no son fotos de un expedicionario que está de paso por el lugar, tienen una intimidad que hubiera sido imposible en el marco de una gran expedición.

¿Cómo fue el proceso de rastrear el trabajo etnográfico de Schmidt?

F.B.: Tanto Diego como yo somos antropólogos, los dos realizamos estudios etnográficos en el Chaco, e incluso los dos estudiamos algunos de los grupos que aparecen retratados en las fotografías. Así pues, lo más sencillo para nosotros hubiera sido concentrarnos en los aspectos históricos y etnográficos de las fotografías. Sin embargo, cuando comenzamos a estudiar exhaustivamente la obra de Schmidt, comprendimos que esa perspectiva resultaría incompleta. Hay una parte de esa obra, dispersa en revistas de Alemania, Paraguay y Brasil, que se compone de textos etnográficos muy singulares para la época: una mezcla entre rigurosos informes científicos y diarios de viaje muy personales. Su primera obra importante, Estudios de etnología brasileña, es el mejor ejemplo de esto.

Al leerla, descubrimos que las fotografías contaban también otra historia, la del propio Schmidt. Y comprendimos que si bien el principal valor de las fotos reside en lo que nos informan sobre la vida indígena, al mismo tiempo también plasman una mirada extraordinaria para la época, y que de algún modo en ellas pueden leerse los ideales científicos y, sobre todo, las utopías personales de Schmidt.

Y así, bastante fascinados por esa figura, nuestra introducción, que en principio iba a consistir en simples glosas y comentarios a las fotos, terminó sumando páginas y convirtiéndose en una suerte de biografía, inevitablemente incompleta, del propio Schmidt.

Hijos de la selva descubre imágenes de etnias como los umotinas o kayabis ¿Cuáles son las particularidades de estas etnias recogidas en este libro? ¿Por qué les resultaba importante hacer un libro sobre éstas?

F.B.: Las fotos de Schmidt son testimonios privilegiados por dos motivos contrapuestos. Por un lado, sus primeras expediciones al Mato Grosso fueron auténticas exploraciones pioneras, y por lo tanto, sus escritos y fotografías nos revelan un mundo en buena medida inexplorado, una vida indígena todavía ajena a los procesos de colonización.

Esto es fehaciente en los detalles de la cultura material: las canoas de los guató, las armas de caza y redes de pesca de los umotinas. Por el otro, con el correr de los viajes esas fotos y escritos son un rico testimonio sobre los procesos históricos de cambio que sufrieron las sociedades indígenas, tanto del Mato Grosso como del Chaco, en las primeras décadas del siglo XX.

Hay que entender que el Mato Grosso, en la época que Schmidt realizó su trabajo de campo, estaba siendo paulatinamente conquistado. Los caucheros realizaban incursiones en la selva, y muchas veces esto desencadenaba conflictos sangrientos con los indígenas. Las fotografías de Schmidt plasman esa transformación: desde el primer viaje de 1900, cuando el área alto-xinguana prácticamente no había sido explorada por el estado brasilero, hasta 1927, cuando aparecen en escena, y por lo tanto también en las fotografías, nuevos actores como la Comisión de Líneas Telegráficas o el Servicio de Protección de Indios –inspiradas por el activo explorador del Mato Grosso, el general Cândido Mariano da Silva Rondon– que instalaban “puestos” en el interior de la selva para atraer y “civilizar” a los indígenas.

En las fotos se percibe, por ejemplo, la tensa relación entre los kayabís y los puestos del Servicio de Protección de Indios. Más adelante en el tiempo, para la época en que Schmidt ya se había instalado en Asunción y volcado sus intereses al Chaco, las fotos son una muestra privilegiada de las sociedades indígenas chaqueñas al cabo de la Guerra del Chaco, plasman la situación desesperante provocada por la guerra; en ellas vemos la vida de los indígenas chaqueños luego de que, en muchos casos, la Guerra del Chaco arrasara sus territorios, forzara traslados masivos o los confinara.

Si bien existen muchos estudios históricos sobre ese conflicto, las menciones a los indígenas que habitaban el territorio en disputa son contadísimas, y recién en los últimos años ha comenzado a estudiarse en profundidad esa etapa de la historia indígena chaqueña.

Las fotos de Schmidt contienen invalorables informaciones para nuestra comprensión de esos procesos.

¿Cuál es el estado actual de las etnias de la región brasileña del Mato Grosso y del Gran Chaco de Paraguay?

F.B.: La situación actual de los indígenas de ambas regiones es una consecuencia directa de los procesos de colonización que comenzaron en el momento que Schmidt visitó la región. Cuyo rasgo central es, por supuesto, la desposesión territorial. Sin embargo, existen diferencias en cuanto a la legislación entre Brasil por un lado y Paraguay y la Argentina por el otro. En el caso del Chaco argentino, en los últimos años esta situación, sumada a los desmontes indiscriminados y el avance de la frontera sojera, ha dado lugar a protestas por parte de los indígenas, las cuales, en más de una oportunidad, fueron reprimidas con violencia.

¿Cuál es la particularidad de la mirada de Schmidt en su estudio de la vida indígena?

D.V.: Diría que su profundo humanismo. Tal vez lo más atrayente de la fotografía etnográfica de Schmidtsea que no intenta objetivar a los indígenas: los humaniza.

¿En qué se diferencia la mirada etnográfica de Max Schmidt de la que llevan a cabo etnógrafos contemporáneos?

D.V.: Lo importante de Schmidt, me parece, es que en 1900 él hacía (o intentaba hacer) lo que los antropólogos hacemos todavía hoy.

F.B.: Sin duda, existen diferencias inevitables en cuanto a los intereses teóricos, y acaso en cuanto a su concepción algo romántica de la vida indígena. Pero, fuera de estas diferencias producto de la coyuntura histórica, la mirada de Schmidt es esencialmente moderna. Su método de trabajo prefigura el de la etnografía post-malinoskiana. Por otro lado, muchos de sus escritos nos ofrecen una imagen dinámica del contacto etnográfico: Schmidt, sus impresiones y acciones, son parte del registro científico; lejos de una descripción depurada, estática, abstracta y sedimentada de la vida social indígena, encontramos en ellos una descripción pormenorizada de la relación entre el etnógrafo y ciertos miembros de un grupo en un lugar y en un momento precisos. En este sentido, sus escritos prefiguran cierta escritura etnográfica estrictamente contemporánea.

¿Ha cambiado para bien el estudio etnográfico?

D.V.: Por un lado hay, obviamente, una conciencia creciente de muchas cuestiones y, por más que la palabra hoy esté fuera de moda, un cierto progreso técnico. Por otra parte, para mi gusto sería igualmente válido decir que la antropología pasó ya el momento heroico del carisma y está fosilizándose en una rutina paralizante, institucional o corporativa: que es un mercado más.

F.B.: El campo de los estudios etnográficos es inmenso, y de ningún modo hay un consenso unívoco acerca de sus metas deseables. Ciertamente, la etnografía se ha institucionalizado desde la época de Schmidt: existen currículos, teorías canónicas, carreras académicas con etapas prefiguradas, y, ante todo, una gran fragmentación en subdisciplinas especializadas. Ciertamente se han dejado atrás muchos prejuicios que entorpecían nuestra comprensión de las diferencias culturales. Pero nada de esto implica necesariamente que los estudios etnográficos que se escriben hoy sean más profundos, o siquiera más rigurosos, que los publicados por viajeros como SchmidtNimuendajú o Nordenskiöld a comienzos del siglo XX.

Con las nuevas tecnologías de comunicación ¿cómo se ha visto afectado -para bien o para mal- el estudio etnográfico?

F.B.: Evidentemente, las nuevas tecnologías afectan el trabajo etnográfico en la misma medida que afectan nuestra vida cotidiana. Ante todo, permiten realizar registros con mucha mayor facilidad: hoy es posible grabar entrevistas y obtener fotografías razonablemente buenas con el teléfono que uno lleva en el bolsillo. Compárese esto con los padecimientos de Schmidt, acarreando un pesado equipo con placas de vidrio a través de la selva, realizando los revelados en las condiciones más precarias e incómodas, o desechando sus cuadernos de campo porque la malaria le impedía cargar más peso que sus huesos. Dicho esto, lo esencial del quehacer etnográfico no puede ser facilitado por ningún avance tecnológico (y en cambio sí puede ser entorpecido): convivir empáticamente con los otros, interesarse por los detalles más minuciosos de sus formas de vivir y de pensar.

“Lejos de cualquier visión estática o arcaica de la mentalidad indígena, Schmidt destacó a menudo la invencible curiosidad de los indígenas”

Hay una anécdota curiosa del libro en la que se cuenta como Schmidt lograba acercarse a las etnias de estudio: «Conseguí convencer a uno de los caciques del carácter inofensivo de mi aparato fotográfico. Le pedí que mirara en el espejo de la cámara y me coloqué delante de la lente. Al comprobar que ser reflejado así no me provocaba ningún daño, siguió mi ejemplo. Así pude fotografiar a todo el grupo». ¿Cómo se acercan ustedes a las comunidades indígenas actualmente?

D.V.: No creo realmente que haya tantas diferencias. De una forma menos exótica y, tal vez más mundana, la etnografía sigue siendo una comedia de acercamientos graduales, traducciones imperfectas y malentendidos recíprocos.

Me podrían describir y citar la importancia de una o dos fotografías que recoja el libro ¿Por qué son fotos emblemáticas del trabajo etnográfico de Schmidt? Por favor describan las fotos.

D.V.: Creo que elegiría la foto de la tapa. En 1935, en medio de la desolación que provoca la guerra del Chaco en la región (episodios de violencia, epidemias, migraciones, pérdida del territorio), el cacique nivaclé mira directamente a la cámara sereno, altivo y orgulloso. La foto evoca muchas cosas, pero sobre todo dignidad.

F.B.: La intimidad de la situación fotográfica, esa empatía que Schmidt buscaba con desesperación, y ese humanismo en su mirada se plasman, sobre todo, en los retratos, y en el libro hay una buena cantidad de ejemplos. Para empezar, en ellos vemos a los indígenas parados frente a la cámara en poses naturales. Pienso, sobre todo, en los retratos de indígenas chaqueños, en la expresión altiva del viejo guerrero nivaclé de la tapa del libro, una expresión sorprendente si se piensa que su territorio acababa de ser arrasado por la guerra. Estos retratos están en las antípodas de la antropometría: no vemos “tipos antropológicos”, sino individuos, personalidades, interioridades, emociones. Muchos de los indígenas aparecen riendo o sonriendo. Si hay algo que definitivamente no puede decirse de sus fotos, es que sean “objetivantes”: en todas ellas la mirada del indígena es activa.

Lejos de cualquier visión estática o arcaica de la mentalidad indígena, Schmidt destacó a menudo la invencible curiosidad de los indígenas. Transmitía, así, una imagen absolutamente dinámica del contacto entre el solitario científico y sus huéspedes, en la cual la curiosidad etnológica no se restringe de ningún modo a los occidentales y, por lo tanto, el asombro del “descubrimiento” es siempre recíproco.

En una presentación del libro ustedes confirmaron que el trabajo con las tribus indígenas de la selva amazónica de Brasil no ha terminado ¿Qué trabajo están haciendo actualmente con estas tribus?  

D.V.: En rigor nosotros no trabajamos con los indígenas de la Amazonía brasileña. Trabajamos en el Chaco y en la Amazonía boliviana. Y allí intentamos hacer algo de lo que Schmidt hizo ya hace un siglo.

F.B.: Dicho esto, la región del alto Xingú explorada por Schmidt es todavía un foco de atracción para estudios etnográficos y etno-lingüísticos, y por las mismas razones que a finales del siglo XIX: allí conviven, en estrecho contacto, indígenas pertenecientes a diversas etnias y que hablan idiomas diferentes.

*Fotos: Libro Los hijos de la selva. Perceval Press. 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.